7 beneficios nutricionales de las algas en nuestra salud

Las algas, también conocidas como las verduras del mar, plantas marinas, entre otros… ¿Sabías que contienen más calcio que la leche y más hierro que las lentejas?.

Existen algunos estudios que relacionan el consumo de algas con una vida más longeva y de mejor calidad.

Las algas pueden crecer en aguas dulces o saladas. Se alimentan de la luz solar (fotosintéticas), se las pueden encontrar en el mar o en las profundidades.

Su consumo ha aumentado en los últimos años debido a que es considerado como un súper alimento. Aunque no lo crean, son un alimento que nuestros antepasados ya consumían, sin embargo había quedado olvidado por mucho tiempo.

Añadiendo pequeñas cantidades en nuestra dieta será de mucho beneficio para nuestra salud. Si las vas a consumir debe ser de forma controlada porque las algas son difíciles de digerir, pueden contener niveles de arsénico y registran una alta presencia de yodo.

Aquí te dejamos siete beneficios por lo que deberías consumirlas.

  • Estabiliza el nivel de azúcar en la sangre

La composición química del agua del mar se parece mucho a la de la sangre humana. El consumo regular de algas en cantidades controladas puede ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, limpiar el sistema digestivo, purificar y alcalinizar la sangre, limpiar el sistema linfático y ayudar a unir y eliminar los metales pesados ​​de nuestro organismo.

El “alginato de ácido” de las algas puede incluso unirse al material radiactivo para ayudarnos a eliminarlo de nuestro cuerpo.

Los compuestos en las algas también pueden reducir los factores de riesgo de diabetes, como inflamación, niveles altos de grasa y sensibilidad a la insulina.

  • Fortalece el sistema inmune

Tienen propiedades antivíricas, antiinflamatorias y inmunomoduladoras, por lo tanto, fortalecen el sistema inmune y previenen numerosas enfermedades.

  • Vitaminas y mucha fibra

Son una buena fuente de vitaminas. Por ejemplo, el alga nori presenta un alto contenido en betacaroteno o provitamina A, conocida por su papel protector en la salud de la vista.

La familia de la vitamina B es también abundante en algas como la hiziki o la espirulina, mientras que las vitaminas E y C, potentes antioxidantes además de grandes aliadas para un buen tono y salud de la piel, están presentes en la lechuga de mar o el alga wakame.

  • Evita el sobrepeso

Las algas marinas son saciantes, pero no engordan, por lo tanto, son ideales para evitar el sobrepeso y la obesidad. El motivo es que las algas ayudan a una persona a sentirse llena, aunque tenga un bajo valor calórico.

  • Absorben toxinas

Son quelantes, que quiere decir que tienen la capacidad de absorber toxinas y metales pesados acumulados en el organismo y expulsarlos del cuerpo.

Huesos y dientes sanos

Los niveles de calcio, magnesio y fósforo que aportan las algas, mantienen los dientes y huesos sanos. Por ello contribuyen a prevenir la osteoporosis.

Además, el calcio presente viene acompañado de otros minerales como el magnesio, necesarios también para su correcta asimilación y la formación ósea.

Promueve una buena digestión

Los mucílagos de algas como el cochayuyo y la wakame ejercen un papel protector sobre las mucosas del estómago e intestino, haciendo que las digestiones sean más suaves y que se tenga una mayor sensación de saciedad, aspecto especialmente interesante en dietas de adelgazamiento.

Tipos de algas

Las algas tienen formas muy variadas, las podemos encontrar filamentosas, con forma de arbusto, en cintas o cilíndricas. En cuanto a los colores, pueden ser pardas, rojas, verdes o verde – azuladas.

Entre las algas más conocidas, destacan las kombu, dulse, kelp, wakame, fukus y espagueti de mar.

Actualmente se pueden encontrar en cualquier tienda especializadas de comida saludable y en herbolarios.

 

 

⇒ Con información de Shawellnessclinic, Cuerpo Mente, El Español 

 

Denisse Espinoza


Cart
  • No products in the cart.